julymurillo

Algo queda en el aire

In LETRAS ANDALUZAS on 2008-09-02 at 22:34

Cuando estoy junto a ti,
siento la misteriosa sacralidad del cuerpo femenino
que al extenderse llena el mundo.
Es importante, desde luego,
sin embargo no basta;
hay que acercarse un poco, un poco nada más, para verte mejor,
y así comienzo a ver la implantación de tu cabeza sobre el hombro,
la frente todavía recibiendo el bautismo,
los ojos empezados y terminantes,
la boca tempranísima,
las orejas que tiemblan si te acercas a ellas,
¡es tan fácil temblar!
la piel premeditada por el sol,
el cabello y sus pájaros.
Y me inclino a pensar que nada es tan inútil como esta descripción,
pormenorizada,
pues la belleza pertenece al conjunto y el atractivo es personal,
los rasgos siempre son provisionales,
ya que se influyen entre sí como las notas de un acorde.

Cuando estoy junto a ti sé que no eres un sueño
y puedo recordar algunos gestos tuyos, pues los gestos son
más estables que los rasgos.
Así recuerdo por ejemplo
la descarnada prontitud de tus manos que siempre dicen la verdad,
la manera de pintarte los ojos puntuándolos,
la sombra de tu cuerpo que se ha ido haciendo tan pequeña
que ya no puede acompañarte,
y el gesto de perdón,
ese sobreseimiento que aparece en tus labios y empieza a
hacerlos sonreír
en ese instante exterminador en que basta callar para acabar
con todo.
Pero, escúchalo bien,
lo que prefiero, sobre todas las cosas,
es ese empiece,
esa espontaneidad que es lo mejor que tienes y hace que
vivas lastimándote.

He podido observar que hay un momento en que la
noche se pone de tu parte,
y yo no sé si te das cuenta
de que estando contigo suelo quedarme lelo,
suelo quedarme ensimismado,
y esa única respuesta a tus palabras acaso es la bondad
ha llegado a mi vida un poco tarde,
como al cortarse un tronco surge la desnudez de la madera,
sus capas temporales demuestran en la veta su unidad,
y ves su reciedumbre reducida a un olor,
un olor que se entrega hasta desvanecerse, pues en ello
consiste su programa vital,
por lo que tú más quieras no lo olvides.
Es fácil comprender que un olor es igual que un recuerdo,
algo deja en nosotros,
y ahora estoy preguntando ¿cuánto puede durar un olor en el aire?
Sus horas, sus minutos, sus segundos no pueden calcularse,
pero su duración es evidente;
y un olor en el aire dura toda su vida.
Y esto me viene a recordar
que ésta es la situación vital en que se encuentran los amantes,
por lo que tú más quieras no lo olvides.
Pero no te preocupes,
no la cambio por nada,
para volver a darte la vida que me queda
me basta preguntar qué sería yo si no te hubiera conocido.

2o de agosto de 1977

LUIS ROSALES-Granada-1910-1992)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: