julymurillo

Romance del prisionero

In ROMANCE ESPAÑA on 2009-02-27 at 21:43

Que por mayo era, por mayo,
cuando hace la calor,
cuando los trigos encañan
y están los campos en flor,
cuando canta la calandria
y responde el ruiseñor,
cuando los enamorados
van a servir al amor;
sino yo, triste, cuitado,
que vivo en esta prisión;
que ni sé cuándo es de día
ni cuándo las noches son,
sino por una avecilla
que me cantaba al albor.
Matómela un ballestero;
déle Dios mal galardón.

  1. Precioso este romance, que casi había olvidado. Y tú galleñina ¿no te acuerdas de éste?: El romance de Gaiferos.

    Media noche era por filo,
    los gallos querían cantar,
    cuando el infante Gaiferos
    salió de captividad;
    muerto deja al carcelero
    y a cuantos con él están;
    vase por una calle ayuso
    como hombre mundanal,
    hablando en algarabía,
    como aquel que bien la sabe.
    Íbase para la puerta,
    la puerta de la ciudad;
    halla las puertas cerradas,
    no halla por do botar.
    Desque se vido perdido
    empezara de llamar:
    Ábrasme la puerta, el moro,
    sí Alá te guarde de mal.
    Mensajero soy del rey,
    cartas llevo de mensaje.
    Allá hablara el moro,
    bien oiréis lo que dirá:
    —Si eres mensajero, amigo,
    y cartas llevas de mensaje,
    esperases tú al día
    y con los otros saldrás.
    Desque esto oyera Gaiferos
    bien oiréis lo que dirá:
    Ábrasme la puerta, el moro,
    sí Alá te guarde de mal.
    Darte he tres pesantes de oro,
    que aquí no traía más.
    Oído lo había una morica,
    que en altas torres está,
    dícele de esta manera,
    empezóle de hablar:
    —Toma los pesantes, moro,
    que menester te serán,
    la mujer tienes moza,
    hijos chicos de criar.
    Desque esto oyó el moro
    recio se fue a levantar,
    las puertas que están cerradas
    abríolas de par en par.
    Acordósele a Gaiferos
    de una espada que trae,
    la cabeza de los hombros
    derribado se la ha.
    Muerto cae el morisco,
    en el suelo muerto cae.
    Desque esto vio la morisca
    empieza de gritos dar,
    ellos los daba tan grandes
    que al cielo quieren llegar:
    —¡Abrasmonte, Abrasmonte,
    el señor de este lugar!
    Cuando acuerdan por Gaiferos,
    ya estaba en la cristiandad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: