julymurillo

No existe la vejez…

In LETRAS EEUU on 2009-06-18 at 23:16

No existe la vejez, sólo existe la pena.
Con el paso del tiempo he aprendido que esto,
aunque parezca cierto, no es toda la verdad,
porque un generador de vejez es el hábito:
el proceso mortífero de hacer lo mismo siempre,
de la misma manera y hora, día tras día,
primero negligente, luego por fatalismo,
y al final por inercia o simple cobardía.
Afortunadamente, la vida inconsecuente
no es la única vía, pues igual de ruinoso
que la rutina plana es el capricho inútil.
El hábito es preciso, el hábito del hábito,
convertir las veredas en caminos trillados,
y ese es el combate de la propia existencia,
el incesante para continuar viviendo.
Pese a la enfermedad, pese a la pena,
la vida puede estarse más allá de la fecha
de desintegración si no le teme al cambio,
si su curiosidad intelectual no cesa,
si ansía grandes cosas, si vive las pequeñas.

Y mientras ordenaba y escribía recuerdos,
vi cómo estas ventajas no dependen tan sólo
de los méritos propios, y que puede que deba
esta vejez dichosa a algún antepasado
del que sin yo saberlo heredé mi alegría,
heredé la ventaja (igualmente fortuita)
de soslayar muy pronto mis enfados, mi rabia.
Y no es porque no olvide una ofensa a mi espíritu,
sino que la recubro con un rápido bálsamo,
y se queda en un libro que raras veces abro.

Edith Warton,(EEUU, 1862-1937)
(Traducción, Helen Sarah Werfelst)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: