julymurillo

Archive for the ‘LETRAS ESPAÑOLAS’ Category

En nombre de mi misma

In LETRAS ESPAÑOLAS on 2015-07-22 at 10:15

llarina

Los platos sucios se acumulan en la cocina; la rabia en la habitación. Sólo cuando tu camisón destiñe lágrimas rojas, te acuerdas de nuestras madres que lucharon por nosotras. La pila de cacharros se hace cada vez más grande, y tu cada vez más pequeña. La casa es ahora una extraña amiga a la que te has acostumbrado tras años de mudas conversaciones. Sus paredes blancas han adquirido un rancio color amarillo, y a veces te preguntas si es que acaso están enfermas. “Quizás son mis ojos los que no ven bien”, te dices de vez en cuando, mientras observas tu pálido reflejo en el espejo. Sabes que no es posible que tu cara sea más blanca que el marfil, pero todos los días bebes un elixir de vinagre que veneras cual talismán.

Cuando despiertas cada mañana él te mira con impaciencia. A veces te quedas dormida, pensando en tu zona segura, tu mundo privado, tus sueños que sólo son tuyos. Pero para disfrutar de tu más profunda esencia tienes que pagar un alto precio: los niños y tu marido lanzan palabras como flechas, y tú no las puedes esquivar. Te hieren de nuevo, a ti y a todas las madres que una vez hablaron por encima del hombre. “Mamá, el desayuno” y “Cariño, la corbata de rayas” suenan en tu cabeza como una campanilla abusona persiguiendo delantales rotos. Debes estar feliz por tener una familia, una casa y unos hijos, pues eso es lo que dicen los que tienen el privilegio de llamarse sabios. Sin embargo, te sientes más vacía cuando todos están despiertos, a tu lado, y te asusta este sentimiento de apatía sin razón aparente. Entonces buscas respuesta en las revistas, la televisión, y en paredes amigas. Todas te dicen que estás equivocada, que la vida que tienes es la máxima aspiración, y te sugieren que pienses en cosas más importantes como preparar la comida y hacer las camas. Pero antes, claro está, debes cubrirte el rostro apagado con los cosméticos más eficaces, tal y como las modelos de las revistas te han enseñado.

Entras en la cocina y las bolsas de basura se han multiplicado. El olor nauseabundo que expulsa te atrapa y te estrangula. “Por mucho que trabaje siempre hay algo que fregar, remendar o planchar”, susurras a la pared, que parece escucharte con detenimiento. Una vez más, te sometes al círculo doméstico y trabajas para él, mimándolo, queriéndolo, hablándolo. Solo cuando ves la casa resplandecer, aunque solo sea por un corto periodo de tiempo, te sientes liberada. Pero, de repente, las motas rojas del camisón se revelan y te gritan: “¿quién eres tú, hermana, que contribuyes a tu destrucción y el olvido de nuestros derechos? ¿En el nombre de quién existes?”. Nunca sabes qué responder. Para ti es normal ser lo secundario, lo marginal y lo sumiso porque así te han educado. Esperas que las paredes respondan por ti, pues estás segura que su silencio es mejor argumento que el tuyo. Pero la casa queda impasible y pierde su brillo repentinamente ante tus ojos. “Quizás he estado ciega todo este tiempo”, comienzas a decir en voz alta. Y envuelta por una fuerza y ardor recién encontrados, te diriges al baúl del dormitorio y rebuscas con nerviosismo, guiada por una voz interior que acaba de salir de tu zona privada, ajena a tu familia.

Empuñas el martillo grande, tosco y viejo de tu marido con las dos manos. Sabes que no tienes mucho tiempo, por eso corres hasta la pared más sucia, amarilla y agrietada de todas, que casualmente está junto a la puerta principal. La casa entera retumba cuando lanzas el primer golpe contra el muro. ¡Pum! ¡Pum! ¡Pum! Golpeas insistentemente la que había sido una pared silenciosa, una falsa amiga. La sangre corre por tus venas y hasta tu rostro cobra un color rosado. Tu marido y los niños vienen ya, pero tú sigues. ¡Pum! ¡Pum! ¡Pum! Oyes las llaves introduciéndose en la ranura, pero falta muy poco. Tan poco…

Un gran trozo de la pared se desprende y cae al suelo al mismo tiempo que tu marido entra en la casa. Rápidamente atraviesas el agujero y te quedas en el pasillo del edificio, con la respiración entrecortada y llena de júbilo. Los vecinos asustados han salido a ver lo que pasa, pero para ti ellos no existen. Tu marido, con los ojos desorbitados, te mira aterrorizado. Tus hijos se ríen ante lo peculiar de la situación. Él se dirige a ti y te ruge con violencia: “¡En el nombre de Dios! ¿Pero qué has hecho?”. Tú te ríes y sus palabras rebotan contra el camisón, que ahora brilla con un intenso rojo carmín. Tus palabras suaves están llenas de paz y seguridad. Traspasan cuerpo y alma, quedando por encima de él cuando finalmente respondes: “¡En el nombre de mi misma, liberarme!”.

Llarina Pérez Salazar,

nacida el 8 de Mayo de 1993 en Madrid, estudió un Grado de Estudios Ingleses en la Universidad Complutense de Madrid. Desde muy pequeña, demostró tener talento para el dibujo, escritura y el canto. Formó parte del coro en el Colegio Luz Casanova, que ganó numerosos premios en los villancicos de Navidad de la Arganzuela. En 2001, el alcalde José María Álvarez del Manzano le otorgó el tercer premio al mejor dibujo de la futura plaza Santa María de la Cabeza, en un concurso organizado por La Casa del Reloj. En 2005 empezó a participar en varios concursos de la revista para jóvenes artistas ¡Dibus!, ganando varios premios y publicando sus dibujos en varias ocasiones. Hasta ese momento había escrito historias infantiles junto a sus dibujos, pero nunca se había animado a mostrarlas al público. Fue en 2009 cuando se decidió a participar en el Certamen Cultural CREA y ganó un premio a la mejor carta de amor, titulada Servilleta de Papel. En 2014 obtuvo dos premios de canto a la mejor dicción japonesa en los famosos eventos de Expocómic y Chibi Japan Weekend. En 2015 ganó un concurso internacional de canto en japonés y publicó sus poemas en varias antologías, como Poesía eres TÚ, Poesía Tiempo Nuevo, Microrelatos y El País de los Poetas. Finalmente, quedó como finalista en el concurso literario de Booktráiler, organizado por el Instituto de Juventud de Extremadura, con su interpretación de la conocida obra de Robert Louis Stevenson, Doctor Jekyll y Mr. Hyd

Anuncios

Mi vaquerillo

In LETRAS ESPAÑOLAS on 2014-01-06 at 10:52

He dormido esta noche en el monte
con el niño que cuida mis vacas.
En el valle tendió para ambos
el rapaz su raquítica manta
¡y se quiso quitar-¡pobrecito!-
su blusilla y hacerme almohada!
Una noche solemne de junio,
una noche de junio muy clara…
Los valles dormían,
los búhos cantaban,
sonaba un cencerro,
rumiaban las vacas…
y una luna de luz amorosa,
presidiendo la atmósfera diáfana,
inundaba los cielos tranquilos
de dulzuras sedantes y cálidas.
¡Qué noches, qué noches!
¡Qué horas, qué auras!
¡Para hacerse de acero los cuerpos!
¡Para hacerse de oro las almas!
Pero el niño ¡qué solo vivía!
¡Me daba una lástima
recordar que en los campos desiertos
tan solo pasaba
las noches de junio
rutilantes, medrosas, calladas,
y las húmedas noches de octubre,
cuando el aire menea las ramas,
y las noches del turbio febrero,
tan negras, tan bravas,
con lobos y cárabos,
con vientos y aguas!…
¡Recordar que dormido pudieran
pisarlo las vacas,
morderle en los labios
horrendas tarántulas,
matarlo los lobos,
comerlo las águilas!…
¡Vaquerito mío!
¡Cuán amargo era el pan que te daba!
Yo tenía un hijito pequeño
-hijo de mi alma,
que jamás te dejé si tu madre
sobre ti no tendía sus alas!-
y si un hombre duro
le vendiera las cosas tan caras!…
Pero ¿qué van a hablar mis amores,
si el niñito que cuida mis vacas
también tiene padres
con tiernas entrañas?
He pasado con él esta noche,
y en las horas de más honda calma
me habló la conciencia
muy duras palabras…
Y le dije que sí, que era horrible…,
que llorándolo el alma ya estaba.
El niño dormía
cara al cielo con plácida calma;
la luz de la luna
puro beso de madre le daba,
y el beso del padre
se lo puso mi boca en su cara.
Y le dije con voz de cariño
cuando vi clarear la mañana:
-¡Despierta, mi mozo,
que ya viene el alba
y hay que hacer una lumbre muy grande
y un almuerzo muy rico… ¡Levanta!
Tú te quedas luego
guardando las vacas,
y a la noche te vas y las dejas…
¡San Antonio bendito las guarda!…
Y a tu madre a la noche le dices
que vaya a mi casa,
porque ya eres grande
y te quiero aumentar la soldada…

JOSE MARIA GABRIEL Y GALAN.
(Frades de la Sierra, Salamanca, 28 de junio de 1870 –- Guijo de Granadilla, Cáceres, 6 de enero de 1905), poeta español en castellano y altoextremeño.

El embargo

In LETRAS ESPAÑOLAS on 2014-01-06 at 10:43

Señol jues, pasi usté más alanti
y que entrin tos esos,
no le dé a usté ansia
no le dé a usté mieo…

Si venís antiayel a afligila
sos tumbo a la puerta. ¡Pero ya s’ha muerto!

¡Embargal, embargal los avíos,
que aquí no hay dinero:
lo he gastao en comías pa ella
y en boticas que no le sirvieron;
y eso que me quea,
porque no me dio tiempo a vendello,
ya me está sobrando,
ya me está gediendo!

Embargal esi sacho de pico,
y esas jocis clavás en el techo,
y esa segureja
y ese cacho e liendro…

¡Jerramientas, que no quedi una!
¿Ya pa qué las quiero?
Si tuviá que ganalo pa ella,
¡cualisquiá me quitaba a mí eso!
Pero ya no quio vel esi sacho,
ni esas jocis clavás en el techo,
ni esa segureja
ni ese cacho e liendro…

¡Pero a vel, señol jues: cuidaíto
si alguno de ésos
es osao de tocali a esa cama
ondi ella s’ha muerto:
la camita ondi yo la he querío
cuando dambos estábamos güenos;
la camita ondi yo la he cuidiau,
la camita ondi estuvo su cuerpo
cuatro mesis vivo
y una nochi muerto!

¡Señol jues: que nenguno sea osao
de tocali a esa cama ni un pelo,
porque aquí lo jinco
delanti usté mesmo!
Lleváisoslo todu,
todu, menus eso,
que esas mantas tienin
suol de su cuerpo…
¡y me güelin, me güelin a ella
ca ves que las güelo!…

JOSE MARIA GABRIEL Y GALAN
(Frades de la Sierra, Salamanca, 28 de junio de 1870 –- Guijo de Granadilla, Cáceres, 6 de enero de 1905), poeta español en castellano y altoextremeño.

Dícenme,don Jerónimo que dices…

In LETRAS ESPAÑOLAS on 2013-04-06 at 11:00

QUEVEDODícenme, don Jerónimo, que dices
que me pones los cuernos con Ginesa;
yo digo que me pones casa y mesa;
y en la mesa, capones y perdices.

Yo hallo que me pones los tapices
cuando el calor por el octubre cesa;
por ti mi bolsa, no mi testa, pesa,
aunque con molde de oro me la rices.

Este argumento es fuerte y es agudo:
tú imaginas ponerme cuernos; de obra
yo, porque lo imaginas, te desnudo.

Más cuerno es el que paga que el que cobra;
ergo, aquél que me paga es el cornudo,
lo que de mi mujer, a mí me sobra.

Francisco de Quevedo y Villegas (Madrid, 1580 – Villanueva de los Infantes, 1645)

Muérome por llamar Juanilla a Juana…

In LETRAS ESPAÑOLAS on 2013-03-01 at 11:41

lope de vegaMuérome por llamar Juanilla a Juana,
que son de tierno amor afectos vivos,
y la crüel, con ojos fugitivos,
hace papel de yegua galiciana.

Pues, Juana, agora que eres flor temprana
admite los requiebros primitivos;
porque no vienen bien diminutivos
después que una persona se avellana.

Para advertir tu condición extraña,
más de alguna Juanaza de la villa
del engaño en que estás te desengaña.

Créeme, Juana, y llámate Juanilla;
mira que la mejor parte de España,
pudiendo Casta, se llamó Castilla.

Félix Lope de Vega Carpio (Madrid, 1562-1635)

Aún me entra cielo azul…

In LETRAS ESPAÑOLAS on 2012-12-21 at 11:19

CARMEN MARTIN GAITEAún me entra cielo azul
y lo miro en mis charcos
reflejado a jirones.

Pídeme que esté alegre.
Si tú me lo pidieras,
en un caballo blanco subiría,
en un caballo bravo y montaraz.

Pídeme que esté alegre
y correré a ponerme
atavíos de fiesta,
abriré las cien puertas de mi casa
y saldré entre piruetas
y saltos de través
aturdida de sol,
y a las verdes palomas
daré migas de pan.

Pídeme que esté alegre.
En un caballo blanco correría,
en un caballo loco y montaraz,
si tú me lo pidieras.
.
.
.

Carmen Martín Gaite (Salamanca, 1925-Madrid

Hace mucho el dinero….

In LETRAS ESPAÑOLAS on 2012-12-17 at 10:52

arcipreste de hitaHace mucho el dinero, mucho se le ha de amar;
al torpe hace discreto, hombre de respetar,
hace correr al cojo, al mudo le hace hablar;
el que no tiene manos bien lo quiere tomar.
Aun el hombre necio y rudo labrador
dineros le convierten en hidalgo doctor;
cuanto más rico es uno, más grande es su valor,
quien no tiene dineros no es de sí señor.
Si tuvieres dinero tendrás consolación,
placeres y alegrías y del Papa ración,
ganarás Paraíso, ganarás salvación:
donde hay mucho dinero hay mucha bendición.
Yo vi en corte de Roma, do está la Santidad,
que todos al dinero tratan con humildad,
con grandes reverencias, con gran solemnidad;
todos a él se humillan como a la Majestad.
Creaba los priores, los obispos, abades,
arzobispos, doctores, patriarcas, potestades;
a los clérigos necios dábales dignidades,
de verdad hace mentiras; de mentiras, verdades.
Hacía muchos clérigos y muchos ordenados,
muchos monjes y monjas, religiosos sagrados,
el dinero les daba por bien examinados:
a los pobres decían que no eran ilustrados.
Ganaba los juicios, daba mala sentencia,
es del mal abogado segura mantenencia,
con tener malos pleitos y hacer mala avenencia:
al fin, con los dineros se borra penitencia.
El dinero quebranta las prisiones dañosas,
rompe cepos y grillos, cadenas peligrosas;
al que no da dinero le ponen las esposas.
¡Hace por todo el mundo cosas maravillosas!
He visto maravillas donde mucho se usaba:
al condenado a muerte la vida le otorgaba,
a otros inocentes, muy luego los mataba;
muchas almas perdía, muchas almas salvaba.
Hace perder al pobre su cabaña y su viña,
sus muebles y raíces, todo lo desaliña;
por todo el mundo anda su sarna. y su tiña;
donde el dinero juega allí el ojo guiña.
El hace caballeros de necios aldeanos,
condes y ricos hombres de unos cuantos villanos,
con el dinero andan los hombres muy lozanos,
cuantos hay en el mundo le besan hoy las manos.
Vi que tiene el dinero las mayores moradas,
altas y muy costosas, hermosas y pintadas;
castillos, heredades y villas torreadas al dinero servían,
por él eran compradas.
Comía los manjares de diversas naturas,
vestía nobles paños, doradas vestiduras,
muchas joyas preciosas, bagatelas y holguras,
ornamentos extraños, nobles cabalgaduras.
Yo he visto a muchos monjes en sus predicaciones
denostar al dinero y a las sus tentaciones,
pero, al fin, por dinero otorgan los perdones,
absuelven los ayunos y ofrecen oraciones.
Aunque siempre lo insultan los monjes por las plazas,
guárdanlo en el convento, en vasijas y en tazas,
tapan con el dinero agujeros, hilazas;
más escondrijos tienen que tordos y picazas.
Dicen frailes y clérigos que aman a Dios servir,
mas si huelen que el rico está para morir
y oyen que su dinero empieza a retiñir,
por quién ha de cogerlo empiezan a reñir.
Clérigos, monjes, frailes no toman los dineros,
pero guiñan el ojo hacia los herederos
y aceptan donativos sus hombres despenseros;
mas si se dicen pobres, ¿para qué tesoreros?
Allí están esperando el más rico madero;
al que aún vive recitan responsos, ¡mal agüero!
Cual los cuervos al asno le desuellan el cuero:
-Cras, cras, le llevaremos, que ya es nuestro por fuero!
Toda mujer del mundo, aunque dama de alteza,
págase del dinero y de mucha riqueza,
nunca he visto una hermosa que quisiera pobreza:
donde hay mucho dinero allí está la nobleza.
El dinero es alcalde y juez muy alabado,
es muy buen consejero y sutil abogado,
alguacil y merino, enérgico, esforzado;
de todos los oficios es gran apoderado.
En resumen lo digo, entiéndelo mejor:
el dinero es del mundo el gran agitador,
hace señor al siervo y siervo hace al señor;
toda cosa del siglo se hace por su amor.
Por dineros se muda el mundo y su manera
toda mujer cuando algo desea es zalamera,
por joyas y dineros andará a la carrera;
el dar quebranta peñas, hiende dura madera.
Deshace fuerte muro y derriba gran torre, l
os cuidados y apuros el dinero socorre,
hace que del esclavo la esclavitud se borre;
de aquel que nada tiene, el caballo no corre.
.
.
ARCIPRESTE DE HITA- 1284-1351

Juan de la Encina- Si abrá en este baldrés….

In ALGO DE HUMOR, LETRAS ESPAÑOLAS on 2012-11-23 at 11:54

¿Si habrá en este baldrés
mangas para todas tres?

Tres moças d’aquesta villa,
tres moças d’aquesta villa
desollavan una pija
para mangas a todas tres.

Tres moças d’queste barrio,
tres moças d’queste barrio
desollavan un carajo
para mangas a todas tres.

¿Si habrá en este baldrés
mangas para todas tres?

Desollavan una pija
desollavan una pija
y faltoles una tira
para mangas a todas tres.

Y faltoles una tira,
y faltoles una tira.
La una a buscalla iva
para mangas a todas tres.

¿Si habrá en este baldrés
mangas para todas tres?

Y faltóles un pedaço,
y faltóles un pedaço.
La una iva a buscallo
para mangas a todas tres.

¿Si habrá en este baldrés
mangas para todas tres?

* baldrés: piel de oveja curtida que sirve para guantes (DRAE), ant. francés baldret. Pero lo podéis cambiar por mozuelo tranquilamente.
* carajo: malsonante, miembro viril (DRAE)
* pija: malsonante, miembro viril (DRAE, 4ª acepción)
* desollar: quitar la piel de una persona, un animal o de alguno de sus miembros.

Libre te quiero…

In LETRAS ESPAÑOLAS on 2012-11-09 at 10:07

Libre te quiero
como arroyo que brinca
de peña en peña,
pero no mía.

Grande te quiero
como monte preñado
de primavera,
pero no mía.

Buena te quiero
como pan que no sabe
su masa buena,
pero no mía.

Alta te quiero
como chopo que al cielo
se despereza,
pero no mía.

Blanca te quiero
como flor de azahares
sobre la tierra,
pero no mía.

Pero no mía
ni de Dios ni de nadie
ni tuya siquiera.

Agustín García Calvo (Zamora, 1926 – 2012)

Aquello..no eso…

In LETRAS ESPAÑOLAS on 2012-10-27 at 15:20

Aquello.
No eso.
Ni
-mucho menos- esto.
Aquello.
Lo que está en el umbral
de mi fortuna.
Nunca llamado, nunca
esperado siquiera;
sólo presencia que no ocupa espacio,
sombra o luz fiel al borde de mí mismo
que ni el viento arrebata, ni la lluvia disuelve,
ni el sol marchita, ni la noche apaga.
Tenue cabo de brisa
que me ataba a la vida dulcemente.
Aquello
que quizá hubiese sido posible,
que sería posible todavía
hoy o mañana si no fuese
un sueño.

Ángel González (Oviedo, 1925 – Madrid, 2008)