julymurillo

Archive for the ‘LETRAS LIBANESAS’ Category

Khalil Gibran-1883-1931

In ALGO CIERTO, LETRAS LIBANESAS on 2010-07-05 at 9:49

No busques al amigo para matar las horas,
búscalo con horas para vivir
Khalil Gibran

Anuncios

Vuestros hijos..

In ALGO CIERTO, LETRAS LIBANESAS on 2010-06-18 at 15:02

Vuestros hijos no son vuestros hijos.
Son los hijos y las hijas del anhelo de la Vida , ansiosa por perpetuarse.
Por medio de vosotros se conciben, mas no de vosotros.
Y aunque estén a vuestro lado no os pertenecen.
Podéis darle vuestro amor; no vuestros pensamientos: porque ellos tienen sus propios pensamientos.
Podéis albergar sus cuerpos; no sus almas: porque sus almas habitan en la casa del futuro, cerrada para vosotros, cerrada incluso para vuestros sueños.
Podéis esforzaros en ser como ellos, más no tráteis de hacerlos como vosotros: porque la vida no retrocede ni se detiene en el ayer.
Sois el arco desde el que vuestros hijos son disparados como flechas vivientes hacia lo lejos.
El Arquero es quien ve el blanco en el camino del infinito, y quien os doblega con Su poder para que Su flecha vaya rauda y lejos. Dejad que vuestra tensión en
manos del Arquero se moldee alegremente. Porque así como el ama la flecha que vuela, así ama también el arco que se tensa.

Khalil Gibrán– Bisharri, Líbano, 1883 -1931, Nueva York

Nacisteis juntos…

In ALGO CIERTO, LETRAS LIBANESAS on 2009-01-16 at 17:47

Nacisteis juntos y juntos permaneceréis para siempre.

Estaréis juntos cuando las blancas alas de la muerte esparzan vuestros días.

 Y también en la memoria silenciosa de Dios estaréis juntos.

Pero dejad que los vientos del cielo libren sus danzas entre vosotros.

Amaos el uno al otro, pero no hagáis del amor una atadura.

Que sea, más bien; un mar movible entre las orillas de vuestras almas.

Llenaos uno al otro vuestras copas, pero no bebáis de una sola copa.

Daos el uno al otro de vuestro pan, pero no comáis del mismo trozo.

Cantad y bailad juntos y estad alegres, pero que cada uno de vosotros sea independiente.

Las cuerdas de un laúd están solas, aunque tiemblen con la misma música.

Dad vuestro corazón pero no para que vuestro compañero se adueñe de él.

Porque sólo la mano de la vida puede contener los corazones.

Y permaneced juntos, pero no demasiado juntos.

Porque los pilares sostienen el templo, pero están separados.

Y ni el roble crece bajo la sombra del ciprés ni el ciprés bajo la del roble .

KHALIL GIBRÁN— Bisharri, Líbano, 1883 -1931, Nueva York