julymurillo

Archive for the ‘LETRAS RUSAS’ Category

Los piojos….

In LETRAS RUSAS on 2012-10-19 at 15:02

Los piojos me rogaban inútilmente
mientras trepaban cada mañana por mis vestidos,
y cada amanecer los ejecutaba
escuchando sus crujidos,
aunque siempre afluían de nuevo tranquilamente.

Rusia, yo te he donado
mi blanco cerebro divino:
soy yo, soy Jliébnikov.
Hundí las estacas, los ejes, en el alma del pueblo,
y levanté sobre pilotes una casa,
«Nosotros los futurianos».

Hice todo ello como un miserable,
un ladrón, dondequiera maldito por las gentes.
.
.
.

Velimir Jlébnikov (Rusia, 1885-1922) Los piojos
.
.
.

Вши тупо молилися мне,
Каждое утро ползли по одежде,
Каждое утро я казнил их —
Слушай трески, —
Но они появлялись вновь спокойным прибоем.

Мой белый божественный мозг
Я отдал, Россия, тебе:
Будь мною, будь Хлебниковым.
Сваи вбивал в ум народа и оси,
Сделал я свайную хату
«Мы — будетляне».

Все это делал, как нищий,
Как вор, всюду проклятый людьми.
.
.
.

Велимир Хлебников (Россия, 1885-1922), Вши

Anuncios

El cantor..

In LETRAS RUSAS on 2011-09-10 at 9:10

¿Escuchasteis la voz nocturna junto al soto
del cantor del amor, del cantor de su pena?
en la hora matutina, cuando callan los campos
y el son triste y sencillo de la zampoña suena,

¿no la habéis escuchado?

¿Hallasteis en la yerma oscuridad boscosa
al cantor del amor, al cantor de su pena?
¿Notasteis su sonrisa, la huella de su llanto,
su apacible mirada, de melancolía llena?

¿No lo habéis encontrado?

¿Suspirasteis atentos a la voz apacible
del cantor del amor, del cantor de su pena?
Cuando visteis al joven en medio de los bosques,
al cruzar su mirada sin brillo con la vuestra,

¿no habéis suspirado?

(Aleksandr Pushkin. Moscú, 1799- San Petersburgo, 1837)

********************

ПЕВЕЦ.

Слыхали ль вы за рощей глас ночной

Певца любви, певца своей печали?

Когда поля в час утренний молчали,

Свирели звук унылый и простой —

Слыхали ль вы?

Встречали ль вы в пустынной тьме лесной

Певца любви, певца своей печали?

Прискорбную ль улыбку замечали,

Иль тихий взор, исполненный тоской, —

Встречали вы?

11 Вздохнули ль вы, внимая тихой глас

Певца любви, певца своей печали?

Когда в лесах вы юношу видали,

Встречая взор его потухших глаз —

Вздохнули ль вы?

(Александр Сергеевич Пушкин)

Te esperé ayer…

In LETRAS RUSAS on 2010-04-16 at 21:02

Te esperé ayer desde el alba.

Todos se dieron cuenta de que ya no vendrías.

¿Te acuerdas del tiempo que hacía?

Fue una fiesta. Yo salí sin abrigo.

Por fin, llegaste hoy. Y nos han preparado

un día especialmente sombrío,

la lluvia y una particular hora morosa,

mientras corren las gotas por las ramas heladas,

esas gotas que todas las palabras de un idioma

no podrían frenar,

ni podría secarlas un pañuelo,

por inmenso que fuera.

Arseni Alexandrovich Tarkovski * (El espejo)

* Arseni Alexandrovich Tarkovski (1907-1989) Poeta ruso. Traductor de poetas contemporáneos orientales. Su hijo es el prestigioso cineasta Andrei Tarkovsky.

El hombre tiéne…

In LETRAS RUSAS on 2010-01-29 at 11:50

El hombre tiene un solo cuerpo, como una celda incomunicada,
el alma ya está harta de esa envoltura de ojos y oídos

de tamaño tan breve,

con la piel -pura herida- que viste el esqueleto.

A través de la retina vuela, hacia el manantial del cielo,

hacia el eje helado, hacia la carroza de pájaro,

y oye desde las rejas de su prisión viviente,

el parloteo de bosques y prados,

la trompeta de los siete mares.

Es un pecado tener el alma sin cuerpo,

es lo mismo que un cuerpo sin camisa,

como si no tuviera no obra, ni proyecto,

ningún designio, ni una sola línea,

puros enigmas sin ninguna clave.

Pues, quien volvería hacia atrás,

después de haber bailado donde nadie bailaría nunca.

Y sueño con un alma diferente, vestida de otro modo,

que arde, recorriendo siempre el camino entre la timidez y la espera,

como una llamada seca, sin reflejo, que corre al ras del suelo

y como un recuerdo, nos deja el ramo de lilas en la mesa.

Corre, niño; no te apiades de Eurídice desdichada,

echa rodar por el mundo tu aro de cobre con una vara,

mientras, apenas audible, pero respondiendo a cada paso,

la tierra suena en los oídos

tan alegre y austera.

Arseni Alexandrovich Tarcovski