julymurillo

Archive for 27 agosto 2009|Monthly archive page

Balada para mi muerte

In LETRAS ARGENTINAS on 2009-08-27 at 23:33

Moriré en Buenos Aires, será de madrugada,
guardaré mansamente las cosas de vivir,
mi pequeña poesía de adioses y de balas,
mi tabaco, mi tango, mi puñado de esplín.

Me pondré por los hombros, de abrigo, toda el alba,
mi penúltimo whisky quedará sin beber,
llegará, tangamente, mi muerte enamorada,
yo estaré muerto, en punto, cuando sean las seis.

Hoy que Dios me deja de soñar,
a mi olvido iré por Santa Fe,
sé que en nuestra esquina vos ya estás
toda de tristeza, hasta los pies.
Abrazame fuerte que por dentro
me oigo muertes, viejas muertes,
agrediendo lo que amé.
Alma mía, vamos yendo,
llega el día, no llorés.

Moriré en Buenos Aires, será de madrugada,
que es la hora en que mueren los que saben morir.
Flotará en mi silencio la mufa perfumada
de aquel verso que nunca yo te supe decir.

Andaré tantas cuadras y allá en la plaza Francia,
como sombras fugadas de un cansado ballet,
repitiendo tu nombre por una calle blanca,
se me irán los recuerdos en puntitas de pie.

Moriré en Buenos Aires, será de madrugada,
guardaré mansamente las cosas de vivir,
mi pequeña poesía de adioses y de balas,
mi tabaco, mi tango, mi puñado de esplín.

Me pondré por los hombros, de abrigo, toda el alba,
mi penúltimo whisky quedará sin beber,
llegará, tangamente, mi muerte enamorada,
yo estaré muerto, en punto, cuando sean las seis,
cuando sean las seis, ¡cuando sean las seis!

Anuncios

Los crímenes que cambiaron Madrid

In ALGO DE OPI on 2009-08-24 at 23:01

“Domingo de Ramos sangriento”
El cura Galeote es el más famoso de los sacerdotes homicidas de la capital
PATRICIA GOSÁLVEZ – Madrid – 24/08/2009

El primer obispo de Madrid duró muy poco. Monseñor Martínez Izquierdo apenas estaba empezando a poner orden en el disipado clero madrileño cuando, ocho meses después de tomar posesión de la nueva diócesis, uno de esos curas indisciplinados con los que pretendía acabar le metió tres tiros por la espalda. Fue el Domingo de Ramos de 1886, en las escaleras de la colegiata de San Isidro, en plena calle Toledo. Tras dispararle, el cura Galeote, su asesino, gritó: “¡Ya estoy vengado!”. La muchedumbre que estaba entrando a misa casi lo lincha.
Galeote no fue el primer cura asesino de Madrid. “Se daban bastantes casos, pero la Iglesia siempre los escondió”, explica Salvador Daza, co autor del libro De la santidad al crimen: clérigos homicidas en España (1535-1821). Según el historiador, la Iglesia sigue siendo reticente a mostrar su historia más negra: “Acceder a los archivos eclesiásticos no resulta nada fácil, aunque hayan pasado siglos; para ellos 200 años no son nada”. Durante su investigación, muchas veces ocultó el tema de su libro ante las instancias religiosas para así esquivar el secretismo y conseguir permiso para rastrear entre los viejos archivos los crímenes de los hombres santos. Encontró, por ejemplo, el asesinato de la calle de las Beatas de 1776, el primero en Madrid en el que un sacerdote fue sometido a un proceso civil sin tener que esperar a que actuase antes la justicia eclesiástica (“durante siglos, la Iglesia se había limitado a cambiar a los curas homicidas de parroquia y esperar que la gente olvidase el crimen”, explica Daza). El cura de la calle de las Beatas se enamoró de una viuda joven que le cosía la sotana y a la que decidió acosar para obtener favores carnales, llegando incluso a ofrecerle serenatas. “Al final, un vecino se atrevió a hacer un comentario del tipo, ‘este ni es cura ni es nada, es un sinvergüenza”, explica el historiador, “cosa que ofendió el honor calderoniano del fraile, que, sin más, se cargó al vecino a los dos días”. La justicia lo habría condenado a muerte (previa desconsagración), pero Carlos III intervino para salvaguardar el buen nombre de la Iglesia. Peor suerte tuvo el padre Sanvítores, al que colgaron en la Plaza de la Cebada en 1815 por matar a martillazos a su mantenida. Lo hizo por celos, después de acostarse con ella y darle la absolución para que no muriese en pecado.
A los curas homicidas, como a los demás mortales, les mueven las bajas pasiones. “Abunda el crimen pasional, ya que la mayoría del clero no era vocacional ni célibe”, dice el historiador, “pero también hay bastantes asesinatos por poder, una suerte de parricidios, en los que se mata al superior”. Detrás, siempre está el honor herido, ya que los religiosos eran educados en el privilegio, y si veían su estatus atacado, reaccionaban violentamente. “Todavía vemos ese prurito hoy en día, en la prepotencia de los obispos”, opina Daza.

Al cura Galeote, malhumorado y pendenciero, le habían quitado una misa. Perdía dinero y por ello se quejó amargamente a Monseñor Martínez Izquierdo, pero éste no le hizo ni caso. Galeote se ofendió y decidió solucionarlo al grito de “¡Ya estoy vengado!”. El caso fue muy sonado no sólo por la condición de la víctima (carismático obispo de mano dura) y el asesino (sacerdote excéntrico, amancebado y avaricioso). Fue, además, un proceso clave para legitimar la psiquiatría en España, ya que se discutió si Galeote era responsable de sus actos y si era humano ejecutarle en el caso de que estuviese loco.

Al final decidieron que no, y le internaron en el manicomio de Leganés, donde el director Luis Simarro encabezaba el nacimiento de la psiquiatría moderna. El centro de salud Santa Isabel sólo conserva de la antigua Casa de Dementes su fabulosa fachada neomudéjar. Por dentro todo es nuevo. En el instituto psiquiátrico, hasta el lenguaje ha cambiado. En época de Galeote, los psiquiatras eran frenópatas. Defendían el degeneracionismo, según el cual las taras mentales se manifestaban en taras físicas (en el caso de Galeote se hizo hincapié en su sordera, el marimachismo de una de sus hermanas y la cara estrambótica de otra). A los enfermos mentales entonces se les llamaba monomaniacos, imbéciles, degenerados o simplemente locos, así en general. El manicomio de Leganés fue la tumba de Galeote, que murió de viejo en 1922.

La tumba del obispo se encuentra bajo el altar de San Isidro, la iglesia en la que le dispararon. Por fuera, el templo está prácticamente igual que entonces (sólo las torres eran un poco más bajas). Por dentro, también. Salvo por las velas eléctricas, que funcionan con monedas de 10 céntimos, y por las cámaras de los turistas, podríamos estar en 1886. Efectivamente, para la Iglesia, 123 años no son nada.

En un mundo nuevo

In EUROVISION, LA TV on 2009-08-24 at 8:11

Sólo al final del camino, las cosas claras verás
la razón de vivir y el porqué de mil cosas más
Al mirar hacia atrás, cuando llegues comprenderás

Busca las cosas sencillas y encontrarás la verdad
La verdad de ese amor, lo demás déjalo pasar
Solamente el amor con el tiempo no morirá

Al fin del camino se harán realidad los sueños que llevas en ti
si en todo momento en tu caminar
la vida has llenado de amor y verdad

Al fin del camino podrás encontrar el bien que esperaste sentir
olvida el pasado, pues no volverá
conserva el amor que hay en ti

Al fin del camino habrá un despertar de nuevo volver a vivir
si en todo momento en tu caminar
la vida has llenado de amor y verdad

Al fin del camino en ti llevarás la fe y la ilusión de vivir
tus sueños de siempre se harán realidad
en un mundo nuevo y feliz

Al fin del camino en ti llevarás la fe y la ilusión de vivir
Tus sueños de siempre se harán realidad
en un mundo nuevo y feliz
en un mundo nuevo y feliz
en un mundo nuevo y feliz

Papara papapa papara papa… papara papa parara…

Tus sueños de siempre se harán realidad
si llenas tu vida de amor y paz
si llenas tu vida de amor y paz
en un mundo nuevo y feliz

representó a España en 1972, quedó en 2º lugar.

Mi ovejita lucera

In LOS 50 on 2009-08-23 at 8:53

Tengo yo
una ovejita lucera
que de campanillas
le he puesto un collar.
Tengo yo
una ovejita lucera
que de campanillas
le he puesto un collar.
Yo la llamo,
ella viene a mi vera
corriendo ligera
con este cantar.
Yo la llamo,
ella viene a mi vera
corriendo ligera
con este cantar.

Me gusta cuando bala la ovejita, BEEEE
y cuando le contesta el corderito, BAAAA.
Me sabe a musiquilla celestial ese dulce balar
me gustan en las fiestas del lugar
los cohetes que la subir hacen fiiuu
hacen PUM, y hacen PAM
los demás a mí plin, a mi plin los demás.

Mi ovejita
se ha roto una pata
que lata, que lata
que no puede andar.
Mi ovejita
se ha roto una pata
que lata, que lata
que no puede andar.
Yo le digo,
pobrecita mía
que está todo el día
diciéndome BAA.
Yo le digo,
pobrecita mía
que está todo el día
diciéndome BAA.

Me gusta cuando bala la ovejita, BEEEE
y cuando le contesta el corderito, BAAAA.
Me sabe a musiquilla celestial ese dulce balar
me gustan en las fiestas del lugar
los cohetes que la subir hacen fiiuu
hacen PUM, y hacen PAM
los demás a mí plin, a mi plin los demás.

Testamento vital:decidir a tíempo

In ALGO DE OPI on 2009-08-17 at 10:47

Lunes 17 de agosto de 2009

Vivir con dignidad no es una tarea fácil, pero con todo es una cuestión en la que a cada uno nos corresponde una parte. Quiero o, permítaseme, queremos pensar que cada día somos más los que aspiramos a una vida en la que integremos valores. El vivir con dignidad, con valores éticos es, como decía Kant, especialmente rentable; lo cual no implica que muchas veces sea costoso y por ello nuestra decisión de hacerlo sea más responsable y más valiosa.
Pero si es difícil el vivir, en ocasiones no lo es menos el morir con dignidad.
El tránsito de la vida a la muerte no está exento de sinuosidades, de ir adelante y atrás, y en ese camino a veces el protagonista se convierte en espectador, espectador mudo y callado al que las circunstancias, su estado físico e incluso emocional, le impiden expresar sus opciones de cómo debe ser tratado. Es ahí donde surge la necesidad de hacer llegar la voz de la opción tomada a los profesionales sanitarios y sobre todo a los propios familiares, tendentes por lo general todos ellos a alargar la vida, con independencia de la calidad de la misma.
Incluso en algunos casos se llega, en lucha feroz contra la muerte, a episodios de lo que se ha llamado carnicería terapéutica. Bien entendido que no se pone en cuestión la mejor de las voluntades del que desea conservar la vida del moribundo, pero sí se objeta el hacerlo sin tener en cuenta el sufrimiento que conlleva.
Para paliar el dolor de ese momento, el momento en que la muerte comienza a vencer a la vida, se ha legislado e instaurado el testamento vital o documento de instrucciones previas, que es aquel mediante el cual una persona mayor de edad, en plenitud mental, expresa de manera anticipada su opción sobre los cuidados y tratamientos que podría precisar en el futuro y el destino final de su cuerpo, recogiendo entre otras las siguientes decisiones: Primero.- No deseo que se prolongue mi vida por medios artificiales. Segundo.- Es mi voluntad que se me administren los fármacos que me eviten el sufrimiento. Tercero.- En enfermedades terminales, con sufrimientos insoportables, quiero morir de forma rápida e indolora.
El testamento vital es una previsión de futuro sobre uno mismo para cuando uno ya no está. De la misma forma que se procede con respecto del patrimonio, realizando un testamento, parece adecuado el plasmar en un documento las decisiones propias respecto a la propia muerte.
Llegar hasta aquí ha sido una tarea ardua. En el año 2002, una ley estatal reguló la autonomía del paciente y ahora, hace poco más de un año, la Xunta de Galicia ha creado el Registro Gallego de Instrucciones Previas. Sin embargo, la iniciativa ha tenido escaso éxito en nuestra comunidad, pues solo 126 personas se han inscrito, a 1 de julio pasado, en el citado registro. La razón no creo que sea esotérica, sino más bien de falta de información y tal vez lo poco acostumbrados que estamos a hablar de nuestra muerte.
Pero, nos guste más o menos, no debemos hacer dejación de ello; el morir no debe estropearnos el haber vivido.

http://www.lavozdegalicia.es

Sesenta aniversario del terrón de azucar.

In ALGO DE OPI on 2009-08-11 at 23:23

Todos los de mi generación, que nacimos el mismo año que el terrón, estamos, al menos yo sí, muy agradecidos a Louis Chambón, quien mediante una técnica de molienda por compresión creó en 1949 el terrón de azúcar, por tanto, el terrón, como nosotros está cumpliendo su 60 aniversario. El terrón es una especialidad francesa. Antes de la aparición del terrón, los consumidores endulzaban su café cachando un pan de azúcar con ayuda de un martillo o con la azucarera y la cucharita, todo ello poco higiénico. El terrón de azúcar es muy consumido en Francia, especialmente en el Hexágono. En España también era muy corriente su consumo de manera especial en bares y restaurantes, pero ahora el terrón, como ha sucedido en el resto de Europa, ha sido desplazado por la bolsita de azúcar. Qué le vamos a hacer. Le está pasando como a los sesenta añeros, que nos van desplazando de puestos de responsabilidad. Pero como al terrón, nos quedan los 60 años vividos o lo que es lo mismo: “que nos quiten lo bailado”

Domingo Martínez Madrid (carta al director de Hispanidad.com)

Poupée de cire poupée de son

In EUROVISION, LA TV on 2009-08-09 at 11:06

Je suis une poupee de cire
Une poupee de son
Mon coeur est grave dans mes chansons
Poupee de cire poupee de son

Suis-je meilleure suis-je pire
Qu’une poupee de salon
Je vois la vie en rose bonbon
Poupee de cire poupee de son

Mes disques sont un miroir
Dans lequel chacun peut me voir
Je suis partout a la fois
Brisee en mille eclats de voix

Autour de moi j’entends rire
Les poupees de chiffon
Celles qui dansent sur mes chansons
Poupee de cire poupee de son

Elles se laissent seduire
Pour un oui pour un nom
L’amour n’est pas que dans les chansons
Poupee de cire poupee de son

Seule parfois je soupire
Je me dis a quoi bon
Chanter ainsi l’amour sans raison
Sans rien connaitre des garcons

Je suis qu’une poupee de cire
Qu’une poupee de son
Sous le soleil de mes cheveux blonds
Poupee de cire poupee de son

Mais un jour je vivrai mes chansons
Poupee de cire poupee de son
Sans craindre a la chaleur des garcons
Poupee de cire poupee de son.

 

Ganadora en 1965

Mujer contra mujer

In LOS 90 on 2009-08-06 at 23:22

Nada tienen de especial
dos mujeres que se dan la mano
el matiz viene despues…
cuando lo hacen por debajo del mantel.
Luego a solas sin nada que perder
tras las manos va el resto de la piel
un amor por ocultar
y aunque en cueros no hay donde esconderlo
lo disfrazan de amistad
cuando sale a pasear por la ciudad

Una opina que aquello no esta bien
la otra opina que que se le va a hacer
y lo que opinen los demas esta de más
¿Quien detiene palomas al vuelo
volando a ras del suelo..
mujer contra mujer?

No estoy yo por la labor
de tirarles la primera piedra
si equivoco la ocasión
y las hallo labio a labio en el salón
ni siquiera me atrevere a toser
si no gusto ya se lo que hay que hacer
que con mis piedras hacen ellas su pared

¿Quien detiene palomas al vuelo
volando a ras del suelo..
mujer contra mujer?

Una opina que aquello no esta bien
la otra opina que que se le va a hacer
y lo que opinen los demas esta de más.
¿Quien detiene palomas al vuelo
volando a ras del suelo..
mujer contra mujer?

El vacío

In LETRAS ANDALUZAS on 2009-08-05 at 11:08

En mis sueños siempre habita el vacío
que recorro en un vuelo ingrávido
por el olor a misericordia de las noches
Llego hasta el alba
y no tengo a nadie que me espere
hasta la luna se oculta para repudiarme
en un paisaje de sombras
más allá de la muerte

Cae gota a gota una lluvia
que desnuda con lamentos mi alma
y sobrevive el miedo a la inexistencia
Se tensa el vértigo y rozo con los labios
la belleza al perderse
en la luz impalpable de la negación

FERNANDO SABIDO

Anduriña

In LETRAS GALLEGAS, LOS 60 on 2009-08-03 at 23:37

En Galicia un día eu escoitei
unha vella historia, nun café.
Era dunha nena
que da aldea,se escapou. …
Anduriña nova que vóou…

Choran ó pensar, ¿onde andará?
Mais ninguén a quere ir buscar.
Anduriña lle chamaron,
os que alí deixou
torna pronto ó porto,
¡por favor!…

Un velliño fala xunto ó lar,
di-me moi baixiño e sin maldade.
Anduriña e nova…
Voltará, ¡xa-lo verán!
Probe paxariño, sen plumar…

Nun día calqueira, pousará.
Seu misterio, xa non o será.
O nome Anduriña,
xa xamais, se llo dirán.
Pero mentres tanto,¿onde vái?

Anduriña ¿onde vái?…
Anduriña ¿onde vái?…
Anduriña…
¿Onde vái?…